Archivos Mensuales: febrero 2015

Leo, leo… ¿qué lees? (IX)

“Y es que un libro no es sólo un libro. Es también, entre otras cosas, los lugares donde lo leíste, el consuelo que te dio en cada momento, la diversión, la compañía.”

(Arturo Pérez-Reverte)

Ya estoy aquí, one more time. Y aprovecho este momento, ahora que mis obligaciones me han dado una tregua no por mucho tiempo. Pero no me quejo de no tener tiempo: sarna con gustico no pica.

Hoy hablo de:

“Una Tienda en París” (Maxim Huerta)

unatiendaenparis-maximhuerta

París. Años 20. Maxim Huerta. La delicadeza y la emoción de Maxim Huerta. Resultado: Una Tienda en París.

Aún siendo “La Noche Soñada” lo mejor que he leído de Maxim, “Una Tienda en París” no se queda corta y me parece un libro magnífico.

Maxim nos presenta a dos mujeres, Teresa y Alice. La primera es una mujer huérfana que se cría con una tía suya, arisca, soberbia y con una falta de amor terrible, con la que nunca congenió y que la tuvo sometida a sus estrictos y férreos principios. Cuando un día Teresa, mientras pasea por Madrid, encuentra un cuadro de una antigua tienda de telas parisina del que queda prendada y que adquiere para decorar su casa, todo cambia: decide viajar a París e indagar en el origen de ese cuadro.

una_tienda_en_paris_maxim_huerta_cartel

Cartel que adquiere Teresa en Madrid y que la lleva a Paris y a Alice y su preciosa historia

 

Se instala allí, adquiere un pequeño y cuco local donde inicia su actividad empresarial, al mismo tiempo que descubre que Alice Humbert, la otra fémina protagonista de esta historia, fue la dueña de la tienda que ahora ella posee y que, sin saberlo, tuvo una vida no tan distinta a la suya. Gracias a una serie de fotos que halla en un lugar de su pequeña tienda, Teresa descubre a una Alice que paso del infierno al cielo más absoluto, pagando un precio muy alto en ese París de los años 20 de puteríos, drogas, alcohol, desenfreno y frenesí. De ser poco menos que una arrastrada en la vida a codearse con la mismísima Coco Chanel. El día y la noche, vamos. No hay que perder de vista a unos personajes secundarios nada desdeñables y a los que hay que prestarles mucha atención para entender el desenlace de esta historia.

En ambas féminas se hace palpable la soledad y la falta de amor en sus vidas. Y, aunque se nota que son dos mujeres fuertes y temperamentales, algo no les va bien. Deberán adaptarse de la mejor manera al giro que dan sus vidas. El destino, ¡qué caprichoso es cuando quiere!

“Espere. Debe aprender a esperar. Ahora aprenda a ver la luz en la mancha de esas negruras que pintamos aquí con carboncillo. El color llegará. No tenga prisa. <<El color llegará…>>”

Magnífico escenario (Paris, años 20… ¡bravo!) y perfecta trama. Gracias por esta novela, Maxim. ¿Para cuándo la próxima?

“Los renglones torcidos de Dios” (Torcuato Luca de Tena)

Los renglones torcidos de Dios portada

O “La caligrafía perfecta de Satán”, como leí no recuerdo a quien, ni donde, ni cuando. Que me perdone su autor si me lee.

¿Qué decir de este libro que no se haya dicho o escrito ya? Pues que llego casi 40 años tarde. Sé de su existencia y de sus buenas críticas desde siempre, pero es ahora cuando me he puesto y lo he leído, ¿qué le vamos a hacer? Nunca es tarde si la dicha es buena, que diría aquél.

“La minúscula línea entre el delirio y la cordura humanos”

Muy buena novela, muy intensa pero con ligeros toques de humor que intentan solapar y relativizar el trasfondo de cada personaje y su drama humano. Recalcar algo que me sorprendía bastante: el continuo uso de palabras en el castellano de la época, como “sentíase”, “sentáronse”, “metióse”, “preguntóle”, “sonrióle”, “incorporóse”. No la tiene, pero me hacía gracia cada vez que leía una palabra escrita de esta forma. Soy así de simplecica…

A propósito de esta novela:

– No empieces a leerla con expectativas de ningún tipo, nada es lo que te parece.

– “Shutter Island”, de Martin Scorsese. Ahí lo dejo. Pero repito: nada es lo que parece. Mi consejo: léete el libro antes.

El final de la obra de Torcuato Luca de Tena me dejó, dentro de lo que cabe, con un ligero buen sabor de boca.

¡Ah! El título del libro me parece una brillante metáfora como pocas. Genial.

“La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca.” (Heinrich Heine)

“Perdida” (Gillian Flynn)

perdida-gillianflynn

Brillante thriller psicológico y negro, mi género literario favoritísmo por excelencia, del que se ha hecho una película y que nada tiene que envidiarle al libro. Hay diferencias, obvio, pero bastante sutiles, a mi parecer. Por primera vez en mi vida y sin que sirva de precedente, ambos me han parecido igual de grandiosos. Me han servido para entender partes del otro que, por el motivo que fuera, no había logrado captar en su momento. Recuerdo que les recomendé vehementemente a unos amigos esta película y no les defraudó. Y, como ya he dicho, a mí tampoco, pese a verla en 2ª fila medio desnucada y la sala del cine a reventar. Si llega a ser Transformers III salgo del cine con esguince cervical, como poco.

David Fincher y Gillian Flynn, joder, sois the lemony pear. Hacéis una pareja ‘cinéfilo-literaria’ o ‘literato-cinematográfica’ cojonuda. Estad seguros de ello, que nadie os diga lo contrario.

Volviendo al libro…confesaré que, en un primer momento, tuve que dejar de leerlo y pasar a otra cosa (mariposa) porque me resultó anodino y lento a la par que pesado. Pero oí que una adaptación al cine de esta novela estaba en camino e inmediatamente retomé su lectura. Y ¡bendita la hora en la que volví a ella! Mi interés por esta novela fue a más hasta que conseguí terminar de leerla del tirón. En este caso, y menos mal, segundas partes sí fueron buenas.

Como bien dice su autora en una entrevista, “la idea era la de escribir sobre el matrimonio, el extraño toma y daca que es la vida matrimonial y lo peligroso que es porque estás unida a alguien que sabe a la perfección cómo presionar cada uno de tus botones y para qué sirve y qué activa cada uno de ellos y que, por eso, de proponérselo, puede llegar a hacerte mucho daño”  [sic.]

Qué tía más enrevesada, ¿verdad? Pero es que tiene razón, llevándolo al extremo, pero muy cierto.

Y de eso trata la novela, de mostrarnos que nadie es como suponemos, ni nada lo que parece. El amor es algo que no todo el mundo sabe utilizar, es un arma de doble filo y un boomerang; tú recibes lo que das.

El final me pareció sublime.

Por lo que sé, otra novela de esta misma autora (“La llamada del Kill Club”) está siendo adaptada al cine. Habrá que leerla y verla, pues.

lazy-mornings-reading

“Lo único que lamento es que nunca tendré tiempo para leer todos los libros que quiero leer” (Françoise Sagan)

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: