Leo, leo… ¿qué lees? (V)

“Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro” (Groucho Marx)

¡Di que sí, Groucho!

 

“Sin noticias de Gurb” (Eduardo Mendoza)

sin-noticias-de-gurb-eduardo-mendoza

Después de 16 años, con sus días, sus semanas, sus meses y su todo, me he terminado este libro.

¡Aleluya! dijo el Señor.

¡Ya te vale, qué cuajo tienes!, dirás tú.

¡Todo tiene su por qué! Si me dejas, te lo explico…, me defiendo yo.

Y el POR QUÉ es éste: rondaba el año 98 cuando, cursando 8º (si fuiste a EGB) // 2º ESO (si eres de la LOGSE), en la asignatura de Lengua y Literatura, uno de los tres libros que nos obligaban a leer y después hacer un análisis y comentario de texto, fue ÉSTE.

No se me daba mal eso de leer y comentar el libro que tocara en cada momento, pero este libro se me atragantó. Tengo el vago recuerdo de estar leyéndolo con enfado porque no lograba pillarle el sentido, aburrimiento, sopor y ansiedad por pensar lo mal que me iba a salir el análisis del libro. “Madre mía, ¡qué mala nota me va a poner la profesora! ¡No voy a poder soportarlo! ¡Que alguien acabe con este sufrimiento, por favor!”.

Nótese la ironía en esto último… Bueno, no es tal esa ironía si me conoces bien y, sobre todo, me conocías por aquellos entonces. Qué repelencia causaba y qué insoportable era a veces. Si en la Larousse (o en la enciclopedia que fuera) de la época, al lado de la palabra “empollona” apareciera una foto, esa hubiera sido la de mi cara. Y al lado de la palabra “repelente”, mi cara, incluyendo nombre y apellidos. Ya no soy así, lo juro.

Retomando el asunto que me ocupa, el libro, una vez leído unos añicos después, tengo que reconocer que, aunque muy sencillo y rápido de leer, los dobles sentidos, la forma en la que está escrito y el humor ácido de Mendoza podrían resultar de no muy fácil comprensión para todo el mundo. Al menos para mí, en aquella época, con 12 ó 13 años.

Eduardo Mendoza nos presenta a Gurb, un extraterrestre que desaparece en Barcelona y de cuya búsqueda se encarga otro extraterrestre. Nada “extraño”, salvo que Gurb desaparece tras adoptar la personalidad y estética de Marta Sánchez y su compadre alienígena debe recorrer Barcelona en su búsqueda y adaptarse a la forma de vida de la raza humana, no sin antes haberse transformado en, además de en el Conde Duque de Olivares en un primer momento, en otras personas y personalidades conocidas para así pasar desapercibido. Pues eso, nada “raro”, todo muy normal. Lo que sufre el amigo alienígena de Gurb no tiene nombre, ¡pobrecico! Jajajajaja.

Toda la historia es narrada por el colega en forma de diario de a bordo, contado todo al minuto.

Muy paradójico y satírico todo.

A día de hoy, y como ya he dicho antes, confirmo que sí, que me gustó y que es rápido y fácil de leer, pero entiendo que en aquella época no comprendiera un pimiento. Eso o que yo era durica de sesera y me costaba razonar y pillar las dobles intenciones, que también puede ser…

Conclusión: puedo afirmar, sin miedo a equivocarme, que me he reconciliado con Eduardo Mendoza. ¡Un saludo, Edu, majete!

Antes de que se me olviden, he de decir tres cosas:

1- Si lee esto, un saludo muy cordial a mi profesora y tutora aquellos años: Elena S.

2- Nunca es tarde, si la dicha es buena. He aquí, con este libro, el ejemplo.

3- No confesaré a qué plan educativo pertenezco; no, que me da vergüenza.

 

“El Paciente” (Juan Gómez-Jurado)

el-paciente-gomez-jurado

Pues…Bravo.

Muy al contrario de algunas personas que dicen que es un libro con un argumento muy previsible y evidente, a mí me pareció muy interesante y para nada sabes el final hasta que no llegas al ídem. Al menos, no el final que, a priori, da a entender el autor. Lo que yo creo es que quienes dicen que el libro no es bueno y que es previsible, no se lo han leído, básicamente.

Si te guías por el argumento inicial: “un reputado neurocirujano al que se le plantea un gran dilema: matar a su próximo paciente, el mismísimo presidente de EE.UU, en una operación, o salvar a su hija de las garras de un piscópata”. ¡Nos ha jodido mayo con las flores! Pues está claro lo que todos haríamos, ¿no?, pero no todo es tan fácil, el dilema del protagonista es más importante y va más allá de lo que nos puede parecer…

Cuenta, en primera persona y desde el corredor de la muerte, las últimas 63 horas del Doctor Evans, un famoso neurocirujano que trabaja en el mejor hospital privado de la ciudad, viudo y con una hija, y la vorágine en la que se ve envuelto por culpa del Señor White, un psicópata que rapta a su pequeña Julia y lo amenaza con matarla si en la próxima operación, su paciente no sale vivo del quirófano. Su próximo paciente, “El Paciente”, el presidente de EE.UU. ¡Tooooooooma moreno!

Se completa este tridente protagonista con la cuñada de Evans, Kate, agente de seguridad del presidente y su esposa, y que es una pieza clave en la resolución de la trama.

No conocía a este autor ni había leído nada de él, pero le doy un muy merecido sobresaliente, porque este libro me ha gustado…mucho.

Muy bien definidos y claros los personajes y su personalidad y todo contado con buen ritmo, que te hace seguir leyendo y cada vez querer saber más y más de la historia.

No sé por qué, pero los libros contados en primera persona, de siempre me han parecido más interesantes, me dan una perspectiva de la trama desde dentro y, en ocasiones, me da la sensación de ser yo misma quien está viviendo lo que en el libro se cuenta, de estar en la piel de los protagonistas.

“No soy un terrorista, ni un loco, ni un asesino. Solo soy un padre…y esta es mi historia”

 

“La saga Valeria” (Elisabet Benavent)

saga-valeria-elisabet-benavent

“Valeria es escritora de historias de amor.

Valeria vive el amor de forma sublime.

Valeria tiene tres amigas: Nerea, Carmen y Lola.

Valeria vive en Madrid.

Valeria ama a Adrián hasta que conoce a Víctor.

Valeria necesita sincerarse consigo misma.

Valeria llora, Valeria ríe, Valeria camina…

Pero el sexo, el amor y los hombres no son objetivos fáciles.

Valeria es especial.

Como tú.”

“Pon un Víctor en tu vida” podría servir como moraleja a esta saga que, aun pudiendo parecer una mezcla entre ‘Cincuenta Sombras de Grey’ y ‘Sexo en Nueva York’, no lo es. O al menos a mí, en su totalidad, no me lo ha parecido. Quizás porque a Sexo en NY le tengo una manía irracional (no soporto a Sara Jessica Parker, lo confieso) y Cincuenta Sombras de Grey, pese a que me leí la trilogía tres veces, es erótica y me resultó ameno, lo veo cargado de glucosa y muy infantil y moñas.

En cambio, los cuatro libros de la saga Valeria, “En los zapatos de Valeria”, “Valeria en el espejo”, “Valeria en blanco y negro” y “Valeria al desnudo”, son súper amenos, divertidos, desenfadados, con un gran toque de realismo y altas dosis de sensualidad. Muy explícitos, sí, pero sin llegar a ser obscenos. Quien no haya hecho lo que se cuenta en el libro…no sabe lo que se pierde 😉

Me enganché a ellos enseguida y en una semana ya me había leído los cuatro, los devoré como el monstruo de las galletas devora una caja de Marbú Dorada.

Confieso que me he reído lo más grande con todos y cada uno de los libros e incluso alguna lagrimilla se me ha escapado al final del cuarto libro. ¡Oooooohhhhh!

Las cuatro mujeres protagonistas sobre las que gira el grueso de la saga, bien podríamos ser algunas de mis amigas y yo. Por la personalidad de ellas, por la forma de hablar, por lo que hablan (¡tela!…), por lo que les pasa, por su modo de vida y de ver el mundo. Absolutamente, sí.

Altamente recomendable. ¡Quiero saber más de Valeria, Víctor y compañía, Elisabet Benavent!

Por cierto, indagando por las redes, leo que hay firmada una adaptación a la TV de esta saga. No pienso perdérmela.(http://www.sumadeletras.com/es/noticia/diagonal-tv-firma-el-acuerdo-por-el-que-producira-la-serie-basada-en-la-saga-valeria-de-elisabet-benavent/)

Antes de que se me pase decirlo: Un saludo a esas, mis amigas, a las que hago referencia más arriba y de las que no he dejado de pensar leyendo estos libros: S, E, A, L, M, T y N. ¡Os quiero, y lo sabéis!

 

“La luz de Candela” (Mónica Carrillo)

la-luz-de-candela-monica-carrillo

¿Por qué, Mónica Carrillo, por qué?

Esperaba más de tu novela. Esperaba más de ti. Era tan bueno lo que leía de tu novela en twitter, que tenía altas expectativas, pero ¡uf!…

Te sigo por las redes sociales y por la TV, y me gusta tu forma de escribir y de hablar y tu humor, pero con esta novela creo que has patinado un poco. Para ser una novela cortita, que se puede leer en una tarde, a mí se me ha hecho larga y empalagosa y varias veces me ha apetecido abandonarla. No ha sido así, la he leído hasta el final, pero no la volvería a leer y tampoco es que la recomiende a amigos y familiares. Muy repetitiva y lineal, cuentas cosas muy vagas pero no dices nada importante. Le falta historia a la historia.

Habla Candela en primera persona, fotógrafa de profesión, dirigiéndose a Manuel, modelo, y de la relación de ambos, donde se muestra una Candela excesivamente dependiente de él, enamorada hasta el tuétano y no correspondida. Unas personalidades nada definidas las de los dos protagonistas, que no aclara nada al lector. Intercala capítulos donde la madre y amigas de Candela hablan con ella y de ella, de cómo es y de cómo ven la relación Candela-Manuel. Y un final que me dejó igual que antes de empezar a leer la novela: indiferente.

Si bien te alabo tu capacidad de sentir y transmitir tanto con lo que escribes y se nota que eres una mujer con mucha sensibilidad, y mira que eso no es fácil, en este caso, lo siento, Mónica, pero esta novela no me ha gustado.

Leyendo las primeras líneas del primer capítulo me dije que podría valer la pena, pero me equivoqué. Lo único menos malo que puedo decir es que quizás, para quien o quienes hayamos pasado por algo similar a lo que le pasa a tu protagonista, leyendo la historia puedan o podamos ponerle palabras a los sentimientos:

“A veces la vida me viene grande. O quizá sea yo la que se vuelve pequeña ante tantas cosas que no entiendo. No lo sé. Tampoco sé por qué te quise tanto, por qué te sigo queriendo. Ni por qué me cuesta tanto olvidarte. No entiendo que puedas pasar sin mí, sin mis besos. Nadie me ha besado como tú, me decías. Y, sin embargo, prefieres no besarme. O quizá te mueres de ganas y no te atreves a reconocerlo. Es eso. Tiene que ser eso. Ha pasado tanto tiempo que no te atreves a acercarte por miedo a que esté con alguien, a que te diga que no, que ya no te quiero.”

Por cierto, en el libro, he encontrado la descripción del “primer beso” más fina que he visto/leído en mi vida:

“Nos besamos durante un buen rato. Fue un beso suave, de reconocimiento. Nos estábamos presentando, dándonos a conocer.”

Al final de cada capítulo, aparecen unos brevísimos relatos, “#microcuentos”, que me parecen lo más interesante del libro. Aquí algunos ejemplos (los que más me han gustado):

T e quiero
E n horizontal y en vertical
Q uería decírtelo
U n día
I maginarte a mi lado
E so quería
R imas en ese sentido
O en figurado.

 

“A veces me acuerdo de la primera vez que te vi

Otras de la última vez que me besaste

Y de lo que siempre me olvido es de olvidarte.”

 

“A veces cojo un cigarro, una copa,

y me siento a pensar en ti

Yo, que ni fumo, ni bebo

Pero te pienso y te siento

También de pie.”

 

“- ¿Qué tenía aquello para que valiera tanto la pena?
– Decían que estaba prohibido.”

 

“Por eso, después de mucho tiempo hipotecando mis pensamientos, hoy he decidido matarte. Porque me he dado cuenta de que esto ya nada tiene que ver contigo. Es cosa mía, un proceso ajeno a ti.”

 

“Quería decirte algo
No sé si debo
¿Recuerdas aquel día?
Pues desde ese día.”

 

“El tiempo. Todo. Locura.”

 

“Me acuerdo mucho de aquellos días,
De cuando la vida era otra cosa.”

libros-multitud

 

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: