Leo, leo… ¿qué lees? (IV)

Mientras escucho “Para todos los públicos”, el nuevo CD de Extremoduro, y me tomo un colacao, vamos con la cuarta entrada de mis “Leo, leo…¿qué lees?” (de verdad que sigo sin terminar de ver el título, pero no se me ocurre otro mejor que éste, lo siento).

Ahora que caigo, en este momento estoy disfrutando de algunos placeres vitales para mí en la vida, esta noche concretamente tres: lectura, música y colacao. Gozada supina.

¿Empezamos? Vaaaaamos…

“Yo, Aníbal” (Juan Eslava Galán)

yo-anibal-juan-eslava-galán

Este libro tiene casi tantos años como yo, pero es ahora cuando cae en mis manos, gracias a mi padrino que me habló de él.

Es una novela histórica contada de forma autobiográfica por el general Aníbal Barca, que desde la torre de adobe, en medio del desierto, en la que se encuentra prisionero de los romanos deja un manuscrito con sus vivencias desde sus inicios hasta el fin de sus días cuando muere envenenado por la ingesta de unos polvos que él mismo ocultaba dentro de su escudo.

Cuenta las vivencias desde su salida de Cartago con su padre Asdrúbal, siendo un niño, su paso por los Alpes, las batallas contra las legiones romanas a las que tiene que hacer frente en condiciones nada favorables durante su camino, sus éxitos y derrotas bélicos, su matrimonio con Himilce y su posterior paternidad, sus enfrentamientos con los poderes políticos de la época, las estrategias que sigue para derrotar a los enemigos de las que nos hace partícipes, la pérdida de Roma de manos del general Escipión y sus momentos de soledad. Un sentimiento de soledad (más que un sentimiento, era una realidad) que le acompaña hasta su muerte.

Si bien, y como puntualiza el autor al comienzo del libro, esta obra no es “unánimemente admitida por los anibalistas de la comunidad científica internacional”, hay datos que sí son rigurosamente ciertos y que, para todo aquel que sea amante de la novela histórica, pueden interesar.

“Mi padre y mi tío murieron combatiendo contra los Barca; tus hermanos murieron combatiendo contra los Cornelios. Tu sangre y la mía están unidas por el recíproco odio. No son Roma y Cartago sino los Barca y los Cornelios los que ahora se dividen el campo.”

Es una historia que me resultó bastante amena, aunque sí he de puntualizar que la primera parte del relato lo fue más que la segunda (esta parte, confieso, me costó retomarla en más de una ocasión).

“Su triste despojo era presagio cierto que representaba el sino de los Barca y también el de Cartago. Mi bisabuelo perdió la vida luchando contra los piratas cretenses, mi abuelo murió guerreando contra los númidas, mi padre y cuñado contra los oretanos. Ahora mi hermano había perecido a manos de los romanos, como luego mi otro hermano, Magón.”

Como buena cartaginesa y, sobre todo, cartagenera de pro que soy, la descripción que hace Aníbal de Cartago en sus primeras páginas, me gustó:

“Los olores son el alma de la ciudad. Cartago es tan desordenada y bulliciosa como sus olores. En su enorme caldera se funde, desde hace siglos, una multitud mestiza constituida por todas las razas y estirpes que pueblan la tierra. Quizá deba a esta circunstancia su condición de ciudad apátrida, de caótico mercado donde las generaciones de fenicios, egipcios, griegos, libios, sirios, númidas, chipriotas, efesios, judíos y galos se confunden y hacen sus tratos, vociferando y tirándose de las mangas. La bulliciosa ciudad habitada por mercaderes, artesanos, navegantes y esclavos no constituye una patria. Me ha costado toda una vida percatarme de que la patria es un asunto de campesinos ligados a la tierra.” 

batalla

“Ergo Carthago delenda est” (Catón el Viejo, dixit)

“La gente feliz lee y toma café” (Agnès Martin-Lugand)

la gente feliz lee y toma cafe

Aprovechando que hoy la concursante Paz se ha llevado el bote (1.310.000€, nada más y nada menos), voy a marcarme un Pasapalabra para resumir este libro:

“Con la A, dicho comúnmente de una persona, animal, cosa o este libro que no genera en ti influencia alguna: ANODINO.”

¿Esto quién lo escribe? ¿Corin Tellado?

¿Sabéis de esas colecciones de novela romántica de hace ochocientos años de tapa de papel, de edición de bolsillo, llamadas  “Harlequín”, “Jazmín”, “Bianca” o similar? Pues dentro de estas novelillas se puede encuadrar perfectamente “La gente feliz lee y toma café”. Novela rápida, simple y que no profundiza para nada en ningún tema de los que se habla en el libro. ¿Y el título? Aún sigo sin entender a qué viene, ni qué tiene que ver con la trama. El título del libro es el nombre del café literario del que la protagonista es co-propietaria, pero que no pisa nunca (solo al final de la novela, las cuatro últimas páginas).

Me llamó la atención en un principio (la portada, incluída) pero ¡qué va!, mucho bombo y platillo a una novela nada atrayente e insustancial. Todo muy cogido por los pelos, como ya he dicho antes, y escrita como con prisa.

Aiiiissss!! Mira que lo siento, pero no.

“Te dejo es jodete al revés” (Señorita Puri)

te-dejo-es-jodete-al-reves_9788467006148

Señorita Puri es el nombre que Puri (su nombre real) usa como nick en las redes sociales y que le ha dado tantísima popularidad. Es un misterio quién se esconde detrás de la Señorita Puri. No se le conoce ni su cara ni su voz y quizás sea ese uno de sus éxitos, ya que cada cual le ponemos la imagen y la voz que más nos apetezca… ¡la imaginación al poder! ¡Muy bien por no desvelarnos tu cara ni tu voz, Puri, que siga así el misterio!

Yo la sigo en Twitter (@SenoritaPuri) y en su blog (http://www.senoritapuri.com/) y es genial: lo que dice, cómo lo dice y el humor/sarcasmo que le pone. No tiene pelos en la lengua y eso es cojonudo.

Este libro me lo leí por curiosidad y gracias a las redes sociales (como algunos de los libros que leo últimamente, vaya).

La historia de Puri, cajera de supermercado de profesión, se desarrolla a partir de que su marido le es infiel y ella se da cuenta de que tiene que tirar para adelante, ser fuerte y no mirar el pasado. Su vida da un giro de 180º. A partir de ahí, le empiezan a suceder infinidad de cosas y comienza a vivir situaciones que bien podrían pasarnos a cualquiera de nosotros. Nuevo novio, maternidad, amistad, ascensos laborales con sus pros y contras, etc. Todo con muchas dosis de positivismo, buen rollo y, sobre todo, mucho y buen humor (necesario y básico en los tiempos en los que estamos). Hay partes que son verídicas y forman parte de la vida de Puri y otras van aderezadas.

Lo recomiendo para echar unas risas frescas y pasar un rato muy agradable. Podríamos ser cualquiera de nosotr@s l@s protagonistas de esta historia.

El siguiente libro de Puri se titula “La Familia: alojamiento con tensión completa” y, por lo que leo, tampoco deja indiferente a nadie. Habrá que leérselo.

“Corazón enfermo” (Chelsea Cain)

portada-corazon-enfermo_grande

Thriller policíaco muy de mi gusto, ¡cómo no! 🙂 y primera parte de la trilogía “Corazones Ensangrentados”.

Cuenta el drama del detective Sheridan, sometido en el pasado a horribles torturas de manos de Gretchen Lowell, una asesina en serie sin escrúpulos y fría como una foca, que lo captura, tortura, humilla e, inexplicablemente, pone en libertad y que le deja terribles secuelas físicas y emocionales.

Dos años después, y con Gretchen entre rejas, Sheridan vuelve a su puesto de trabajo y es el encargado de averiguar quién es el asesino que está acabando en la actualidad con la vida de jóvenes adolescentes, tras violarlas y asesinarlas. El ‘Extrangulador extraescolar’, lo llaman. El detective, que sigue ligado, lo que parece un claro ejemplo de “síndrome de Estocolmo”, a la Belleza Asesina (por este apodo se le conoce a la bella Gretchen Lowell) a la que va a visitar semanalmente a prisión para que le proporcione detalles sobre quienes fueron sus víctimas y dónde las asesinó en el pasado y que casi le cuesta la vida a él, tampoco puede desvincularse de ella por motivos relacionados con el caso del asesino de las niñas.

Paralelamente aparece Susan, una periodista de apariencia peculiar que se encarga de escribir para el periódico para el que trabaja sobre el detective Sheridan y que se verá envuelta directamente en este caso.

Tremendos el poder que ejerce, la adicción que le crea y la manipulación absoluta de la Belleza Asesina sobre el detective.

Un libro muy válido y, aunque el final no es nada sorprendente, tiene pasajes tan sumamente descriptivos que, si vas un poco más allá con la imaginación, dan entre asco y grima y hacen que este libro merezca un poco más la pena. Varios ejemplos de lo detallado del relato y lo morbosica que llega a ser la autora:

“Le saqué el intestino delgado. Hice una incisión de unos tres centímetros en la pared abdominal con un bisturí y le fui sacando el intestino delgado centímetro a centímetro con una aguja de ganchillo y fui cortándolo en pedacitos empezando desde el mesenterio. Una aguja de ganchillo relativamente grande. Tienes que hacerlo con algo lo suficientemente grueso para enganchar el intestino, porque es resbaladizo y yo no quería perforarlo. Dicen que, por término medio, el intestino mide siete metros, pero nunca he sido capaz de extraer más de tres. —Sonrió, pasándose la lengua por los labios, como si los tuviera secos—. Es hermoso, tan rosado y delicado como algo que estuviera esperando a nacer. El olor metálico de la sangre, ¿lo recuerdas, querido? — Se inclinó hacia delante, con las mejillas arreboladas de placer—. Cuando me suplicó que me detuviera comencé a quemarla.”

 

“Ella agarra el bisturí de la bandeja, todavía manchado con su sangre, y lo sostiene contra su pecho. Comienza entonces a cortar. Él casi no puede sentirlo. La hoja es afilada pero los cortes que hace no son muy profundos. Él observa cómo su amoratada piel se va abriendo bajo el filo, y su sangre empieza a salir a borbotones, deslizándose roja y brillante a lo largo de la herida. Ésa es la sensación más fuerte: su sangre corriendo a los lados, dejando un reguero púrpura que se acumula bajo su pecho y, junto al sudor, empapa la sábana blanca. Él mira cómo ella juguetea con su cuerpo, con el ceño fruncido y un aspecto concentrado.”

¡¡Arrrggghh!! …

 

Por cierto, hay una duda que me corroe: ¿Por qué, paralela a la trama principal  de una novela policíaca, siempre hay un asunto amoroso? Se conoce que, los amoríos, el fornicio y los asesinatos van de la mano en este tipo de novelas. Lo que nos gusta el morbo, copón… 😉

 

reading_marilynbed

“Le gustaba fumar marihuana desnuda. Hacía que se sintiera bohemia.” (‘Corazón enfermo’, Chelsea Cain)

 

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: