Leo, leo… ¿qué lees? (I)

“Leer es como besar: a quien no lo hace con frecuencia, se le nota en la lengua”

Como decía aquél: “Lee poco y serás como muchos. Lee mucho y serás como pocos”. Y en esas ando: culturizando la mente.

Desde que ha caído en mis manos un e-book, rato libre que tengo, rato que aprovecho y leo. Y, haciendo recuento, creo que tengo lectura de aquí a 2015. No exagero. Ya tengo amortizado el e-book sin lugar a dudas.

El e-book, ¡qué invento! Yo, que era reticente a abandonar el libro en formato papel, con su portada, su contraportada, su marca páginas, su olor a nuevo, etc, en definitiva su “aquel” que todo lo tradicional tiene, reconozco que, de nuevo, la vida me ha vuelto a dar una colleja y ha hecho que me coma mis palabras con patatas. Como dice mi madre: “no escupas al aire, que al final te cae”. ¡Cuánta razón en eso (bueno, y en casi todo), mamá!

¿De dónde viene mi fanatismo por la lectura? Del padre que me engendró y la madre que me parió. Sobre todo de ésta última.

¡Lo de mi madre es muy fuerte, Jorge Javier!: tiene libros que aún están con el plastiquillo transparente que los envuelve, señal inequívoca de que no se los ha leído todavía, y algún otro ya con un color amarillo pajizo digno de exposición en la Biblioteca Nacional.

Ya, desde bien pequeña, recuerdo mis regalos de cumpleaños y mis regalos de Reyes: nunca, y cuando digo nunca es nunca, faltaba entre los regalos que recibía algún libro puesto sobre la cama (yo era de las que exhibía orgullosa, pletórica y triunfal los regalos a quienes venían a mis cumpleaños). Y recuerdo que eran los de la colección de EL BARCO DE VAPOR. Una maravilla de libros, oiga. Después vino la colección de LOS CINCO y así sucesivamente hasta hoy, que cae en mis manos un l̶i̶b̶r̶o̶ e-book de trama policíaca y me lo bebo. Me chifla la novela negra (http://es.wikipedia.org/wiki/Novela_negra), soy muy fan. ¡Que viva un thriller bien escrito!

Y porque quiero, puedo y me da la gana, voy a empezar a escribir aquí, en mi “Susmozadas” del alma y a modo de comprobar mi comprensión lectora y por si a alguien le sirven mis opiniones, sobre los libros que últimamente he leído, estoy leyendo y voy a leer y que voy a titular, como se titula esta entrada: “Leo, leo…¿qué lees?”.  Perdón, pero mi genialidad no ha dado para más con el título. ¡Teresa Rabal, va por ti! jajajaja 🙂

No voy a seguir ningún orden cronológico, ni por géneros, ni del que más me haya gustado al que menos o viceversa, iré comentando según me venga en gana y me vaya acordando.

Por cierto, que nadie espere que comente ningún libro de autoayuda simple y llanamente, porque ¡¡no me gustan!! Jorge Bucay, Elsa Punset, Paulo Coelho, Jodorowsky y demás autores de este género, aquí no tenéis cabida. Lo siento mucho. Un besito fuerte.

Comenzamos:

“Yo mato” (Giorgio Faletti)

Yo mato

Es EL LIBRO. Es el mejor libro que me he leído hasta el día de hoy. Y, cómo no, se trata de una novela negra.

Me mantuvo en vilo desde la página 1, me metí tanto en la historia que hasta yo misma me sobresaltaba ante algunos pasajes. Me impactó muchísimo. Trama perfecta. Lo leí en 4 días y cuando terminé me quedó un vacío existencial que me duró varios días más. Soñaba con él y no veía momento libre que pudiera cogerlo y retomar su lectura.

Cayó en mis manos gracias al Círculo de Lectores, del que mi madre es socia “gold” desde hace más de 30 años, y a su autor, Giorgio Faletti, lo conocí tarde pero ¡menudo descubrimiento! Soy fiel seguidora de este escritor y tengo todas sus novelas (sí, en versión para e-book, salvo “Yo mato” que lo tengo en papel).

Volvería a leérmelo, sí o sí.

Altamente recomendable. De verdad de la buena.

 

“Annoyomics. El arte de molestar para ganar dinero” (Risto Mejide)

annoyomics

“Si cuando hablas nadie se molesta, eso es que no has dicho absolutamente nada”.

Risto Mejide es un tipo que no deja indiferente absolutamente a nadie: o te gusta o lo odias. Y a mí, este tío me gusta. Me gusta su verborrea, me gusta su estilo sarcástico y vehemente con altas dosis de verdad en lo que dice y escribe. Este hombre, como buen publicista, se dedica a vender su trabajo y a venderse a sí mismo y, para mi gusto, no lo hace nada mal. A mi juicio, va de duro por la vida, pero tiene pinta de ser un blandengue y una buena persona detrás de ese papel que hace y que lleva/esconde detrás de las gafas de sol.

Este libro, aunque puede parecer un libro de autoayuda, no lo es. Como él mismo escribe: “es una oda a todo aquel que no le teme al fracaso propio y ajeno…es un manual para aprender a decir NO […] Un homenaje al que se arriesga, al que se lanza, al que toma la decisión más cara, no porque nadie le obliga, sino porque se lo dicta su propia conciencia”.  Habla de la MOLESTIA, pero de la molestia positiva, de la que no daña ni hiere al prójimo y de la que puedes sacar algo positivo, cómo sacar partido de algo en lo que somos únicos y nos diferencia y del Método Annoyomics©, cómo estructurarlo y aplicarlo.

Cada capítulo lo encabeza con alguna que otra interesante frase célebre y ejemplifica su Método Annoyomics© en personajes de distinta índole y en él mismo tras su paso por Operación Triunfo.

Risto Mejide dice: “No puedes pretender gustar a todo el mundo. Ni Jesucristo lo consiguió. Jamás puedes comprometerte si pretendes gustar a todo el mundo. Lo importante es saber a quién no quieres gustar”.

Para que nos entendamos, yo titularía este libro con unas palabras más de andar por casa y que, creo, todo el mundo va a entender: “Cómo poner en práctica el hijoputismo simpático y no morir en el intento”.

Él mismo lo explica mejor aquí: http://www.youtube.com/watch?v=qloLzfDnwK8

Es un libro que recomiendo, que me entretuvo muchísimo, que hay que leer entre líneas en algunas ocasiones y en el que me vi reflejada en muchas de sus páginas (¡Viva mi ego!, modestia aparte).

Por cierto, por si alguien no lo ha visto, su programa “Viajando con Chester”, en Cuatro, es muy interesante. Vedlo si podéis.

 

 “El susurro de la caracola” (Maxim Huerta)

el-susurro-de-la-caracola

No es el género que a mi más me gusta, pero reconozco que este libro, aunque empieza un poco lento (hoy algún trozo que, incluso, me llega a aburrir una miajica), a partir de la mitad del libro la historia se hace más interesante hasta un final que es como un frenazo en seco y que no esperas, bueno sí, lo puedes intuir, pero no en el momento en el que aparece. Es una historia simple, sin recovecos, de la que puedes extraer alguna reflexión interesante, pero la sensibilidad máxima y las elegantes y exquisitas formas de Maxim Huerta de contarnos una obsesión sin medida aunque entendida, hacen que el balance tras su lectura, sea positivo.

Léelo si tienes oportunidad, te enganchará, más que la historia, la calidad de la historia.

He aquí algunos ejemplos de la sensibilidad y exquisitez que muestra este hombre en el libro:

”La tristeza que provoca el saber que no puedes besar es infinitamente más doloroso que un último beso”.
”Hay un momento en nuestras vidas en que decidimos proteger todo lo que no nos gusta con hielo, ignorándolo bajo cero, sin saber que enfriando lo mantenemos todo de manera intacta. Es el archivo fatal, el que aparece invulnerable para hacernos vulnerables con los años. Una canción a destiempo destroza. Una palabra también”.
”A veces, hasta que no verbalizamos lo que pensamos no somos conscientes de lo que pasa alrededor”
”Porque el dolor no tiene recuerdos. Uno no siente el dolor más que en el momento, al día siguiente no se recuerda. Y ahora solo recuerdas lo bueno”.

Maxim Huerta ha sido un total descubrimiento para mí. No solo es periodista y co-presenta El programa de AR, sino que también escribe, y muy bien por cierto. Desde luego, si tuviera que escribir un libro, sería él quien escribiría el prólogo.

Lo siguiente pendiente de leer de este autor son “La noche soñada” y “Una tienda en París”.

“La verdad sobre el caso Harry Quebert” (Joël Dicker)

la-verdad-sobre-caso-harry-quebert

No hubiera sabido de este libro de no ser por el Círculo de Lectores y su página de Facebook. Y, como suele pasar, mucho bombo y platillo a una historia que, si bien en sus comienzos engancha, el final se hace tedioso y decepcionante. Son seiscientas y pico páginas de las cuales, una cuarta parte de ellas, sobra. Alarga demasiado un final que se conoce o se intuye enseguida. Para ir a Pontevedra desde Cartagena, el autor se ha ido a Jaén, Sevilla, Cáceres, Ávila y Salamanca pasando por La Rioja. Así se me entiende, ¿verdad?.

Como novela policiaca me llamó la atención en un primer momento, pero no es potente, ni te mantiene en un sinvivir y al final llegas desinflado cual balón de Nivea a finales de agosto. Ojo, que entretener, como fin de todo libro, sí que entretiene pero nada más allá.

 

Un detalle que quiero comentar y que viene a colación de este libro, es la portada. Al igual que ocurre con los alimentos, que comemos por los ojos, y siempre nos llama más la atención un plato bien preparado y con un buen aspecto, con los libros me pasa igual. Una portada que me llame la atención, llamativa, elegante, impactante, etc. siempre me hará más apetecible un libro y su lectura y no cualquier otro. Llamadme maniática si queréis…

Con “La verdad sobre el caso Harry Quebert” me dejé guiar por la rimbombancia y popularidad que la historia tenía, porque la portada, con tanto color y esos dibujicos que parecen hechos por mí, me pareció infantil y nada atrayente e intuí que iba a ser una historia regulera. Y no me equivoqué. La ‘intuición femenina’ que le dicen… 😉

 

Y para terminar, el briconsejo de hoy: ¡Leed, insensatos!

Sí, es una orden.

imgp0161

“Un buen libro es aquel que cuando terminas de leerlo te entran ganas de pagarle una copa al autor”  (Martin Amis)

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , ,

Un pensamiento en “Leo, leo… ¿qué lees? (I)

  1. Pepa 28 abril, 2014 en 9:42 Reply

    GENIAL… Confirmo tu voracidad lectora y la mía (cosa de genes),pero ya me gustaría a mí escribir tan bien como tú lo haces ( eso es herencia paterna). Te animo a seguir con tu crítica literaria, pero no dejes de escribir sobre otros temas del día a día. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: