La gente que me gusta

spot_gente-que-me-gusta-660x220

La gente que me gusta ya sabe quién es. La que no me gusta, también. Tanto unos como otros, ya os habréis dado por aludidos. Y esa era y es la idea.

Pero ahora, y de aquí en adelante, solo voy a hablar (o al menos intentarlo) de la gente que me gusta. Es sano para mi cuerpo y para mi mente. La gentuza gente que no me gusta me cuesta trabajo, me provoca mal humor, dolor de mandíbula (cuando estoy tensa y/o cabreada aprieto inconscientemente ambas mandíbulas y eso ¡duele!), me salen arrugas en el entrecejo y se me forma una chepa preciosa en la espalda. Esa gente saca a flote la peor versión de mí misma. Y que me saquen lo peor de mis entrañas y, encima gratis, pues como que no.

”Año nuevo, mentalidad nueva”

¡Que nadie se alarme! No soy antisocial, soy selectiva social que es diferente. ¡Con lo que a mi me gusta una charleta, una conversación o una reunión con mi gente, larga y distendida o profunda y pedante, o sarcástica e hijoputesca…en buena compañía! No hay (casi) nada que compense un ratico de esos…

A lo que iba. Se han acabado ya las fiestas navideñas, ya nos hemos comido todos los turrones, las bolas de coco y las peladillas habidas y por haber, hemos celebrado el nuevo año como se merece y los Reyes han pasado por casa y han dejado lo que han tenido que dejar. Y, como todos los años desde hace 29, he cumplido años. Y, como todos los años desde hace ya unos cuantos, paso el día 2 con morriña mezclada con un ligera resaca que arrastro del día de Año Nuevo. Morriña porque veo que me hago mayor, morriña porque mi abuela siempre me recuerda la hora en la que nací y lo que sufrió (la pobre) hasta que por fin llegué al mundo. Morriña y emoción porque la gente que me quiere se acuerda de mí, año tras año, y son fieles a la cita. Y, por qué no decirlo, los mensajes en redes sociales también alegran un poquico, ya que aunque el chivato de facebook avise de que ”Hoy es el cumpleaños de Laura. 5293798 amigos han escrito en su muro. ¡Felicítala, copón!”, la gente (que me quiere o, cuanto menos, me aprecia) dedica unos minuticos de su tiempo en felicitarte. Podrían no hacerlo, pero en cambio, lo hacen. ¡Gracias, de nuevo!. También lloro el día de mi cumpleaños, cuando mi padre hace referencia a la primera vez que me vio en el hospital y le soltó a la enfermera: ”¿Esta es mi hija? ¡Pero si es muy fea! ¡No la quiero, cámbiamela!” [sic.]. Ya te vale, padre, ¡qué fuerte lo tuyo!… 🙂 🙂

Por todo y por eso y por más cosas que ahora mismo no recuerdo, tengo ganas de decirle algo a toda mi gente, a esas personas que me gustan (a las que veo diariamente, a las que veo con frecuencia, a las que veo de higos a brevas pero que al vernos es como si no hubiera pasado el tiempo y nos ponemos al día en cero coma, a quienes veo menos de lo que quisiéramos ambas partes, a mis compadres, a mis comadres…) y que SÍ me hacen sacar la mejor parte de mí misma. La Laura que mola y que se mola herself, la genuina, la Púa, la Látigo, la Larga, la latiguillo, la Susmozas, la Laura 2, la jirafa, la mochita-melitona, la Puri/Amparo/LoreLoreMacuMacu, la chochoni, la mendruga…

Aquí hago mío este poema de mi escritor y poeta favorito, Mario Benedetti, que suscribo totalmente y que se titula ”LA GENTE QUE ME GUSTA”. Os lo dedico, gentequemegusta:

Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.

Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño.

Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de sí, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto.

Me gusta la gente que posee sentido de la justicia.

A estos los llamo mis amigos.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica. La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor. La gente que nunca deja de ser aniñada.

Me gusta la gente que con su energía, contagia.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.

Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo. La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.

La gente que lucha contra adversidades.

Me gusta la gente que busca soluciones.

Me gusta la gente que piensa y medita internamente. La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni cómo lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.

Me gusta la gente que tiene personalidad.

Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.

La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la humildad, la fe, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduría, los sueños, el arrepentimiento y el amor para los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse GENTE.

Con gente como esa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mí, me doy por bien retribuido”.

PD: Si te has dado por aludid@ leyendo el poema y te ves reflejad@ en lo que dice, ¡me alegro!. Así quiero que sea.

He dicho.

Anuncios

Etiquetado:, , ,

5 pensamientos en “La gente que me gusta

  1. Eduardo 1 octubre, 2014 en 22:38 Reply

    Hola, he llegado aquí de casualidad, he leído tu (digamos) pensamiento , y estoy muy de acuerdo contigo, quizá me has hecho descubrir que no soy antisocial, sino selectivo social.
    Gracias por dejarme leer tus pensamientos, algo muy privado, y propiedad , generalmente,
    de uno mismo.
    Gracias

    • Laura SC 8 octubre, 2014 en 23:15 Reply

      No hay de qué. Me gusta que guste.
      Gracias a ti por leer(-me).
      Un saludo.

  2. Aguador 24 enero, 2014 en 10:22 Reply

    Buenos días. Supongo que la conoces… 🙂

    • LauraSC 24 enero, 2014 en 13:25 Reply

      No, no la conocía. Me ha gustado, muchas gracias por la aportación!! Un saludo!!

      • Aguador 24 enero, 2014 en 18:27

        A tí 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: